He llegado a la mitad, he cumplido la mitad de las metas, he descubierto un mundo nuevo y he dejado atrás otro que me ha perseguido durante años.

Ahora puedo mirar atrás y ver cuantos de mis sentimientos no tenían sentido, cuantas cosas he confundido en mi vida, pero creo que mi destino al menos de momento es estar solo, creo que me debo a mi mismo ser consciente de mi propia recuperación, me he dado cuenta como cosas tan importantes ya no lo son tanto.

Tengo a mi familia, a mis amigos, a los de verdad y a todos los que de una forma u otra me dan ánimos, pero sobre todo me tengo a mi mismo.

Cierto que estoy en un momento complicado, me encuentro lo bastante bien para hacer mil cosas pero no tan bien como para conocer gente nueva, es como ya he dicho un momento especial que solo yo puedo vivir, y por lo tanto solo a mi me corresponde abrir o cerrar las puertas de mi vida a según que personas.

Me he convencido de mucho y de nada, he querido creer en cosas que sabia que no eran reales pero que me hacían bien, pude escribir imaginando como seria volver a sentir el amor, pude recuperarme imaginando como seria volver a llevar una vida normal y he vuelto a sonreír al mundo, a un mundo amargo e injusto pero que merece ser vivido, por que dulce o amargo esto es lo que hay.

He creado personas que no existen, con la ilusión de como creía que eran, he imaginado mi vida con amigos invisibles, con copas de vino vacías, pero la fuerza de los sueños me ha hecho seguir.

Poco a poco veo la realidad, algunas personas a las que había vestido de seda y púrpura no son sino barro y polvo y otras que se merecían un lugar en mi vida, lo están teniendo poco a poco.

Ya han pasado 100 días desde que empezó mi nueva vida, es tiempo de dejar el periodo de transición y poco a poco volver al mundo real.

Anuncios