Hace unos días, tuve la ocasión de disfrutar de una película, que incluso antes de su estreno ya era considerada como una joya del cine moderno, y cuando la vi comprendí  el por que, rodada en un estilo que recuerda a viejas glorias de los años cincuenta, con unos planos soberbios y una fuerte interpretación.  El tema de la película es el de la maldad intrínseca en el ser humano, el de un narrador que desde el primer momento duda de la veracidad de una historia que el mismo presencia, dudando así de la propia estabilidad de los demás personajes.

El director nos muestra un micro mundo donde interactúan los personajes como si se tratase de un teatro, un mundo pequeños jerarquizado y donde tres personajes tienen el poder de todos los demás, el varón como símbolo de toda la autoridad prusiana, el poder heredero de la sociedad de siglos y que arrastra a sus espaldas el legado del germen de la aristocracia y el poder. El medico, la burguesía, el poder pujante en los círculos neoliberales, un personaje decadente que carece de toda virtud, y que atormenta a los que le rodean, es un personaje que se supone debía ejercer el bien sobre los demás pero que termina siendo el mas abominable de todos.

El sacerdote o pastor, quizás a mi modo de ver, el verdadero culpable de todo cuanto ocurre, obligaba a sus hijos a portar la cinta blanca que da nombre a la película, como símbolo de pureza, representa el estamento clerical en toda su crudeza y la educación que ha dado a los demás sin duda es un papel esencial en el desencadenamiento de la historia,  Por ultimo, y aunque se encuentra fuera del triunvirato de los tres personajes principales, encontramos la figura del profesor, que se presenta a si mismo de un modo inocente y fuera de toda la historia, pero acaso no era el principal responsable de la educación de las nuevas generaciones, acaso la figura del maestro, que en el fondo creía en la sociedad nazi no tuvo especial importancia en el desarrollo de los acontecimientos de la segunda guerra mundial.  Es una historia sin inocentes, en la que solo las victimas pueden ser consideradas inocentes, el hijo de la comadrona o el pájaro muerto en forma de cruz pueden ser obviados, incluso el propio joven varón si queremos aunque en este caso representaría la sociedad futura, para concluir este breve esbozo de una historia que daría para hablar por horas solo queda dilucidar la relación de la misma con el fascismo, esto puede verse en una nueva generación criada bajo la intolerancia religiosa, que castiga y maltrata a los que considera inferiores y que se levanta contra el orden establecido, no sera desde el estamento popular desde donde viene el castigo, como puede verse en el hijo del campesino, aunque el padre opta por la muerte antes que perder el honor, sino la generación educada bajo la cruz, la que cometerá las atrocidades futuras. Una gran película que hará  las delicias de unos pero que para los no acostumbrados a este tipo de historias, puede resultar de gran complejidad, aun así una de las joyas de la cartelera actual.  

Anuncios