Ya ha pasado un año desde que empecé a escribir mis divagaciones y las cosas que se me pasaban por la cabeza, un año de continuas amarguras con algún momento dulce, pero como dice una de mis mejores amigas, la vida es una continua decepción y supongo que tendrá razón pero hay que enfocar la vida con optimismo, una vida sin amor, sin salud y sin dinero, pero que a pesar de todo, intento disfrutar y mi permanente estado de melancolía no ayuda mucho a cumplir mis objetivos. Por primera vez en muchos meses tengo un objetivo, unos corto y otros a largo plazo, tengo ideas nuevas, y a pesar del oasis griego vuelvo a sentir la soledad de vivir en Toledo apartado de mis amigos, mi prisión gótica a veces es llevable y otras es insoportable. Necesito salir de Toledo, y vivir en otra parte, pero el problema es que todo lo que conlleva esto vendría conmigo y al final seria tan infeliz como en cualquier sitio. Hace un año hablaba de ser Ángeles caídos frente a la cultura dominante y opresora que nos ahoga en un mundo de ruralismo y de clones, que mejor pues que terminar este psot con el paraíso perdido de Milton, y con un recuerdo a los primeros ángeles caídos: Belial, Moloch y Mammom, además del propio ángel negro.

“Oh Prince, you bravely led the rebelling angels against Heaven’s king. But he defeated us, whether by his greater strength or just good luck, I don’t know. Now, too late, I see only too well the sad outcome of our plan–the loss of Heaven, and all our comrades left in such sad shape. But we are like gods and can’t die. Our minds and spirits are indestructible, and soon our strength will return, although our glory and joy are gone forever”  

 

Anuncios