Todos tenemos un lugar donde nos gusta perdernos, donde nos gusta pensar y reflexionar, en Madrid me bastaban sus calles, ser un ciudadano anónimo de la metrópoli y pasear por sus calles y avenidas, pero en Toledo, tarde en encontrar ese lugar de reflexión y que me ayuda a clarificar mis ideas. Toledo esta lleno de monumentos, de maravillas arte y patrimonio de España, pero de todos ellos para mi siempre tendrá un lugar especial el monasterio de San Juan de los Reyes,  destinado a ser la tumba de la reina Isabel de Castilla, ha terminado por ser uno de los símbolos indiscutibles de la ciudad del Tajo, un paseo por su claustro es un paseo por los siglos del medievo hispánico, y la tranquilidad del mismo me ayuda a pensar y a poner en orden mis ideas, no es de extrañar que la ciudad de Garcilaso, de Becquer y del Greco tenga un rincón para todo el mundo, pues bien este es el mío.

Anuncios