Existen dos películas patrimonio de la humanidad, una es la genial Metropolis del celeberrimo Fritz Lang y la otra los olvidados del maestro de Calanda.

Ciertamente son dos películas muy diferentes entre si, pero si se me permite añadir algún adjetivo  que las una, seria ese ambiente malsano y onirico que

se capta en Metropolis y que se siente en toda n

fuerza en el filme de Buñuel.  

He tenido la ocasión de ver las dos películas hace poco tiempo, y aunque Metropolis es historia del cine como pocos filme, el drama de buñuel me conmueve y ne hace pensar en los famosos lemas de otra sociedad es posible, pero quizás no sea así, quizás estemos condenados a repetir una y otra vez los esquemas de pobreza y marginalidad que nos muestra la cinta mexicana.

Ciertamente resulta abrumador, las diferencias sociales del mundo de los obreros en Metropolis frente al mundo de propietarios y pensadores de la superficie, pero como un amigo me recordó el otro día tras el visionado de la cinta de Buñuel, las escenas del Tiovivo donde los niños de la calle, los malditos, los olvidados, ejercen de ingenio de sangre para que los niños de las clases acomodadas disfruten es aterrador.

El mundo de los olvidados, es un mundo sorprendentemente real frente al mundo de los obreros de Metropolis. Que es acartonado pero que aspiraban por su libertad del mismo modo que los niños de la calle también la deseaban, pero lo malo de la miseria es que también puede llegar a cegar, y con el tiempo uno puede llegar a creer que no se puede aspirar a tener nada mejor.

En definitiva dos películas muy recomendables que muestran dos estratos de la sociedad, y que tiene a dos personajes enfrentados con el mundo uno el de la bella Maria, partidaria de los obreros pero que cree en la llegada del mediador como solución al conflicto de la sociedad, y en los olvidados los dos protagonistas Jaibo y Pedro que representan las formas de enfrentarse a la sociedad que les supera, nunca ha sido fácil ascender en la escala social, pero cuando se llega a lo más bajo, el brillo de algo mejor parece como algo muy difícil de conseguir, un brillo que poco a poco se va agotando de forma inexorable.

 

Para saber más: 

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Metr%C3%B3polis_(pel%C3%ADcula)

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Los_olvidados